La música es capaz de mover a las masas

30 01 2010

Me he encontrado en Youtube este simpático vídeo grabado en una estación de Bélgica donde ponen una conocida canción y la gente se pone a bailar.





¿Es esto Música?

9 02 2009

En lo que llevamos de curso, muchas veces hemos debatiendo lo qué se considera música y lo qué se puede considerar música.

¿Es necesario qué todas las obras musicales tengan notas musicales y por lo tanto melodías? Hace tiempo pudo parecer qué si, pero desde hace unos años varios músicos han experimentado con nuevas formas de hacer música.

En su momento ya os hable de un compositor llamado John Cage que experimentó con el silencio llegando a la conclusión de que El Silencio absoluto no existe. Para demostrarlo compuso una obra titulada 4´33¨ para piano con la peculiaridad de no tener ni una nota musical. ¿Cómo lo hizo entonces? Observar el vídeo y saldréis de dudas.

Otro compositor contemporáneo llamado G. Ligeti utilizó un aparato qué hemos visto en clase y que sirve para medir el tiempo: el metrónomo. En realidad utilizó 100 metrónomos a la vez pero a diferente tiempos y con ellos compuso una obra musical titulada “Poema Sinfónico para 100 metrónomos”. El resultado sonoro fue este:





Viajar bailando

7 02 2009

Matt Harding era un programador de videojuegos que un buen día se hartó, dejó su trabajo y decidió gastarse todo el dinero que había ganado en viajar y conocer Mundo. Creó una web para informar a sus familiares y amigos por donde estaba, y colgaba vídeos de cada sitio marcándose un peculiar bailecito, que se ha hecho mundialmente famoso.

Y es que Matt, en 6 meses, recorrió 39 países de los 6 continentes, sí, de los 6, pues ha estado también en la Antártida. La verdad es que alguno de los sitios donde ha estado son increíbles.

¿Quién puede decir que la música o en este caso el baile no sirve para unir culturas? Para algunos no es más que un friki sin sentido rítmico ni sentido del ridículo, pero fijaos cómo a medida que su baile y él empezó a ser conocido, cuanta gente le acompaña en su peculiar forma de bailar. Da igual la raza, la ideología o las diferentes culturas,el baile está por encima de esas diferencias.

La calidad de las imágenes no es muy buena pero aún así merece la pena verlo.





Playing For Change: Peace through music (“Música para cambiar el mundo”)

27 01 2009

Playing for change: Peace through music (Interpretando por el cambio: la paz a través de la música), es un movimiento creado para inspirar y llevar la paz a todos los rincones del mundo a través de la música. Además, también colaboran en la construcción de escuelas en zonas donde se necesitan. La primera que ya es una realidad se está levantando en Sudáfrica.

Es una historia de esperanza, lucha, perseverancia, alegría y celebración. Es una historia sobre la ambición necesaria para superar los prejuicios, la separación, las dificultades naturales y el mal existente en nuestro mundo de hoy. Una revolución social y cultural en la que la pasión es el camino y la música su arma.

Este proyecto, coordinado por Mark Johnson, comenzó hace ya más de siete años, cuando decidió reunir a un grupo de colaboradores, coger un equipo de grabación móvil, una cámara y recorrer el mundo en busca de músicos callejeros.

El objetivo inical de esta iniciativa era dar oportunidades a quienes tratan de ganarse la vida desplegando su arte en la calle y mejorar, en la medida de lo posible, sus condiciones de vida. Actualmente, el proyecto colabora con instituciones y Ong’s apoyando la lucha contra el sida en África, la educación en los países más deprimidos, etc.

La música siempre ha sido un lenguaje universal y ellos quieren que este mensaje llegue a todos los rincones. A través de su fundación, ya han podido levantar la primera escuela de música de la Fundación Playing for Change en Sudáfrica.

Dejemos que la música suene y nos recuerde que un mundo mejor es posible. No hay mejor campaña que la que tiene la capacidad de llegar a los corazones.

La canción Stand by meestá  interpretado por cantantes y músicos de todo el mundo. La canción es el primer tema difundido independientemente del premiado documental.

Aquí os cuelgo otro vídeo de este proyecto titulado “Music Revolution“. Creo que el título ya lo dice todo. Nos debería hacer reflexionar sus imágenes y ver la suerte que hemos tenido, naciendo y creciendo en esta parte del mundo.





Para reflexionar…..

25 01 2009

Un hombre, en una estación de metro en Washington, comenzó a tocar el violín, en una fría mañana. Durante los siguientes 45 minutos interpretó seis obras de Bach. Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino de sus trabajo.

Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha. Unos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino.

Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre le tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el
músico. Cuando su madre logró arrancarlo del lugar, el niño continuó volviendo la cabeza para mirar al artista. Esto se repitió con otros niños. Todos los padres, sin excepción, les forzaron a seguir la marcha.
En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte le dieron dinero, sin
interrumpir su camino.
El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo el silencio, nadie pareció advertirlo. No hubo aplausos ni reconocimientos.

Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores del mundo, tocando las obras más complejas que se escribieron alguna vez, en un violín valorado en 3.5 millones de dólares.

Dos días antes de su actuación en el metro, Bell había colmado un teatro en Boston, con localidades que promediaban
los 100 dólares. Esta es una historia real. La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario The Washingtonn Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de
las personas.

La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?
Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música que se ha escrito, ¿qué otras cosas nos estaremos perdiendo?

Vídeo de Joshua Bell: